2 oct. 2011

La sociedad feudal, características principales.

1. Segundas invasiones: En clase veremos como en el siglo IX otra oleada de invasiones de pueblos foráneos caerá sobre Europa occidental. Es lo que se conoce en Historia como las "segundas invasiones". Los principales pueblos invasores eran tres: los vikingos o escandinavos, los magiares o húngaros, y los sarracenos, piratas musulmanes que actuaron sobre las costas del Mediterráneo. Esto hace que de nuevo sea difícil vivir seguro en Europa.
        Aquí vemos un pequeño vídeo sobre los vikingos y sus características.

2. Unos reyes débiles. Cuando se desintergó el imperio carolíngio surgieron en Europa occidental numerosos reinos. A la cabeza de estos reinos se encontraban los reyes, pero no eran reyes poderosos, no tenían un gran ejército a su servicio suficiente para proteger todo el reino, por lo que pedían la colaboración de otros nobles o caballeros menos poderosos que les ayuden en caso de necesidad. Los nobles aceptaban al rey como su superior mediante el pacto de vasallaje en una ceremonia llamada de homenaje, pero a cambio este les otorgaba beneficios o feudos, tierras sobre las que el noble tendría el control casi absoluto.
     Esta imagen muestra como se sellaba el pacto de vasallaje en la ceremonia de homenaje entre un señor feudal y su siervo.





El señor feudal podía ser un caballero, un señor eclesiástico, o una institución (monasterio, parroquia, órdenes de caballería...). El feudo no sólo se componía de tierra, sino que también formaban parte de él la gente que allí habitaba (siervos de la gleba),  el control de las actividades económicas que allí se realizaban, el cobro de impuesto, la administración de justicia...


En cada feudo había un castillo o residencia del señor, una o varias aldeas, pastos, bosques... Las tierras del feudo se diferenciaban en dos clases: reserva (tierra que explotaba el señor en exclusiva, bosques y canteras) y mansos (tierra que explotaban los siervos para su sustento y por la que debían pagar unas rentas en trabajo o en especias). 

3. Una sociedad estamental. La sociedad feudal estaba dividida en tres grupos o estamentos: nobleza (caballeros y sus familias),  clero (monjes y sacerdotes), y trabajadores (campesinos, artesanos y comerciantes). Cada uno con un papel y una misión en esta sociedad. Se pertenecía a un estado por nacimiento, a excepción del clero.

4. La nobleza: La guerra era su principal actividad, por ello a los 21 años podían ser armados caballeros mediante una ceremonia de investidura. En caso de guerra, los nobles acudían con sus vasallos a luchar al lado de su rey.
     Las mujeres nobles debían casarse con otros nobles, o en el caso de permanecer solteras, ingresaban en monasterios.

PINCHA ESTE ENLACE para ver una escena de la película Excálibur, en la que se recrea un acto de investidura.
¿Ves alguna similitud entre el vídeo y esta imagen?

5. Los clérigos. El Papa de Roma era el jefe de la Iglesia en Europa Occidental. Actuaba como un señor feudal más pues gobernaba su propio Estado, los Estados Pontificios. Aunque su ejército no era muy poderoso, tenía mucha influencia ya que podía excomulgar a un rey, con lo que anulaba el juramento de fidelidad de sus súbditos.
   Por debajo del Papa, la Iglesia se dividía en: clero secular (arzobispos, obispos y sacerdotes) y clero regular (frailes, monjes y monjas que pertenecían órdenes religiosas y que vivían en monasterios). Parroquias y monasterios eran unos señoríos más, y poseían sus tierras y siervos.






6- Los campesinos: Representaban el 90% de la población. Muy pocos eran propietarios de sus tierras. La mayoría vivía en el feudo y trabajaban las tierras del señor. Se dividían entre siervos y libres:

  • Los siervos. Estaban sometidos completamente a la autoridad del señor. no podían abandonar el feudo, ni casarse sin su permiso, trabajaban gratuitamente para el señor. A cambio el señor los mantenía y alimentaba. Su condición social pasaba de padres a hijos.
  • Los campesinos libres por el contrario sí podían abandonar el feudo y decidían sus actos personales. Trabajaban en los mansos del señorío pagando a cambio unas rentas al señor y el diezmo a la iglesia.

El trabajo en el campo era muy duro. Toda la familia, incluidos niños y ancianos, trabajaban de sol a sol con herramientas muy rudimentarias. Como no tenían abonos, cada año cultivaban solo la mitad de la parcela. La otra mitad se dejaba en barbecho, es decir sin cultivar, para que la tierra recuperase su fertilidad. Esto provocaban que la producción agrícola fuese muy baja.

    Cultivaban principalmente cereales (trigo, centeno, cebada), legumbres (judías, lentejas, garbanzos), hortalizas, vides y frutales. Los de mejor posición podían criar algún animal como gallinas, corderos, cerdos o terneros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario